Comprende las diferencias entre las bases de datos relacionales y orientadas a objetos

Comprender las diferencias entre bases de datos relacionales y orientadas a objetos es importante para elegir la mejor opción. Cada alternativa tiene sus pros y contras y puede que una en específico se adapte mejor a tu negocio.

El trabajo en empresas medianas y grandes está cada vez más entrelazado con la tecnología digital. La razón principal de esto es la forma en que las organizaciones manejan la información a diario.

Las estrategias de Marketing Digital representan un buen ejemplo de esto, ya que están impulsados cada vez más por las estadísticas y la correlación de datos que por la observación individual.

Por tanto, se adoptan diferentes tecnologías y técnicas con el fin de facilitar la captura, almacenamiento y recuperación de esta información. El principal ejemplo de esto son las bases de datos, que pueden venir en distintos formatos según el tamaño de la empresa y sus metodologías.

Al ser diferentes entre sí, cada opción también tiene sus propias características que deben tenerse en cuenta antes de su implementación.

Un buen punto de partida es comprender las diferencias entre bases de datos relacionales y orientadas a objetos, dos tipos que son muy comunes en grandes empresas y proyectos.

Sigue leyendo y comprende más sobre el tema, abordando los siguientes tópicos:

    ¿Qué son las bases de datos? 

    Antes de hablar sobre la diferencia entre bases de datos relacionales y orientadas a objetos, es importante establecer una mejor definición de lo que es una base de datos. 

    En pocas palabras, es un sistema de almacenamiento de información, que tiene alguna correlación entre sí. Esta correlación puede ser una asociación directa, clasificación, categorización u otro tipo de lógica. 

    La idea es facilitar la organización de esta información, así como su aplicabilidad diaria. 

    Las bases de datos se utilizan en todo tipo de trámites en las empresas, especialmente en el registro y atención al cliente. De esta forma, el servicio puede adaptarse mejor a tu audiencia, además de ser más ágil. 

    ¿Cómo funciona una base de datos relacional? 

    Una vez que comprendas los fundamentos, será más fácil conocer los tipos de bases de datos. 

    Las bases de datos relacionales se basan en la relación entre la información y diferentes factores. En la práctica, puedes verlo como una tabla, donde cada columna representa un tipo de información asociada con una fila. Cada una de estas filas y columnas se llama clave. 

    La primera columna suele representar una clave principal, que servirá como base para identificar la fila. Cada clave principal debe ser única, evitando la mezcla de información. Esto significa, por ejemplo, que dos clientes no pueden registrarse con el mismo nombre, pero pueden registrarse en la misma ciudad. 

    ¿Qué es una base de datos orientada a objetos? 

    Alternativamente, una base de datos orientada a objetos se organiza en forma de diferentes objetos, que contienen archivos e información agrupados, así como procedimientos para leerlos y procesarlos. 

    A diferencia del modelo relacional, no sigue una “lógica” rígida preestablecida, creando solo bloques de información, cada uno con un Identificador de Objeto asociado. 

    Si el primer ejemplo se vio en forma de tabla, este se presenta como una serie de cajas con etiquetas individuales. No existe una relación directa entre la ubicación y su contenido, es necesario ubicar el objeto/caja que se está buscando para encontrar la información contenida en él.

    ¿En qué se diferencian sus características? 

    Gran parte de la diferencia entre las bases de datos relacionales y orientadas a objetos es técnica, no siempre visible para el usuario final. Sin embargo, desde una perspectiva tecnológica y especialmente de gestión, es importante reconocer cómo cada formato maneja los datos y cómo encaja con tu contexto

    Algunos de los puntos principales en los que estos tipos de bases de datos difieren son:

    Estructura de almacenamiento 

    Esta es la diferencia fundamental entre los dos. En una base de datos relacional, cada información individual se almacena como un archivo separado, independiente de los demás, y no hay soporte para el almacenamiento persistente de objetos con una estructura compleja. 

    La atención se centra en datos más directos.

    Las bases de datos orientadas a objetos usan identificadores para etiquetar cada objeto, junto con técnicas de indexación para ubicar páginas en el disco. Como resultado, el sistema puede admitir objetos estructurados de forma más compleja. 

    Método de recuperación de información 

    Para que tus datos sean efectivamente útiles, también necesitas un método de recuperación eficaz. Sin esto, no será práctico aplicarlos en la toma de decisiones del día a día. 

    Una base de datos orientada a objetos, como ya lo hemos mencionado, usa identificadores de objetos, que son como etiquetas. 

    Al realizar una búsqueda de una de estas etiquetas, el sistema trae el conjunto de archivos e información que contiene. Y, dentro de ese objeto, puede haber otros tipos de jerarquías y relaciones internas.

    El modelo relacional, a su vez, hace uso de dos claves relacionales. La primaria, como ya se mencionó, es la base, generalmente representada en la primera columna de la tabla, que identifica cada fila. Luego se usa una clave externa, que está relacionada con la primaria. Juntas sirven como una coordenada para localizar la información buscada

    Asimismo, pueden existir claves secundarias o terciarias, que actúan como filtros de búsqueda. De esta forma, es posible utilizar otras claves y separar aquellas que tienen información específica en un área determinada o aquellas que tienen un área vacía.

    Complejidad de los datos 

    Otra diferencia entre las bases de datos relacionales y las orientadas a objetos es el volumen y la complejidad de la información que cada una impone. Aunque el volumen en sí solo está limitado por el hardware, todavía hay algunas características a considerar. 

    Una base de datos orientada a objetos, que tiene menos restricciones estructurales, puede contener mucha más información y en mayor variedad. Esto da como resultado un sistema de datos más flexible que se enfrenta a múltiples formatos de archivo, por ejemplo. 

    Una base de datos relacional, por otro lado, contiene un nivel más bajo de complejidad, lo que da como resultado un volumen de información relativamente menor. 

    Restricciones 

    Los diferentes sistemas también pueden imponer diferentes restricciones a su estructura, así como a la forma como se manipulan estos datos.  Además, debes evaluar las restricciones a la hora de asignar permisos y asegurar la integridad de la información

    Las bases de datos orientadas a objetos tienen una amplia variedad de permisos y restricciones según el sistema, por lo que es imposible generalizar. Por otro lado, las bases de datos relacionales tienen claves, integridad referencial e integridad de entidad impuestas como parte de su método

    Lenguaje de manipulación de datos 

    Las computadoras y las personas transmiten información de formas completamente diferentes. Los humanos usan palabras y lenguaje, mientras que las computadoras usan código binario. De este modo, el lenguaje de programación es un término medio entre los dos, que también se utiliza para la manipulación de datos.

    En las bases de datos orientadas a objetos, la manipulación se incorpora directamente al lenguaje de programación utilizado, por ejemplo, C#. Por lo tanto, se necesita al menos un conocimiento básico del lenguaje de programación para manipularlo. 

    Una base de datos relacional, en cambio, incluye su propio lenguaje para manipular su información, como SQL, QBE o QUEL. Esto reduce un poco la barrera para usar este sistema de manera más eficiente. 

    Variedad de datos 

    Finalmente, está el tema de la variedad de información. Dependiendo del contenido de la base de datos, puede ser necesario incluir archivos en múltiples formatos y con diferentes tipos de información al mismo tiempo. 

    Como ya lo hemos mencionado, esta es una gran diferencia entre las bases de datos relacionales y las orientadas a objetos. El primero es capaz de manejar solo un tipo de información a la vez, mientras que el segundo puede abarcar múltiples tipos de datos simultáneamente. 

    Esto es algo que también influye en el volumen y la complejidad de la información que puede contener cada sistema.

    ¿Cuál es mejor para ti?

    Después de entender la diferencia entre bases de datos relacionales y orientadas a objetos, el siguiente paso es analizar cada una y evaluar cuál se adapta mejor a tu empresa. Una decisión no tan sencilla, teniendo en cuenta que hay una gran cantidad de factores que pueden afectarla.

    Para ayudarte a tomar la mejor decisión, a continuación, verás algunos criterios en los que puedes basarte y cómo favorecen uno u otro.

    Nivel de inversión

    Una de las primeras cosas a considerar es el nivel de inversión inicial y continua que se necesita para mantener una base de datos en funcionamiento.

    Independientemente del rendimiento esperado, debes tener el tiempo y los recursos disponibles inicialmente para que comiencen estas actividades. De lo contrario, no podrás obtener muchos beneficios de la inversión.

    En términos de infraestructura, el costo varía más según el sistema y el tamaño de tu empresa que según el método utilizado. Las especificaciones de hardware y software no siempre son consistentes, por lo que tendrás que hacer ajustes y cambiar tu cronograma de acuerdo con el tipo de implementación que deseas realizar.

    Consistencia de transmisión de datos

    En algunos casos, la prioridad de la empresa es garantizar la confiabilidad de la información en su base de datos. Especialmente cuando se necesita el análisis y la recuperación de datos a largo plazo. Un estudio longitudinal, que puede llevar varios años, es mucho menos confiable cuando tu sistema no puede mantener toda la información consistente a lo largo del tiempo.

    Uno de los puntos más fuertes de una base de datos relacional es la mayor garantía de control sobre la transmisión de información. Y debido a que tiene un esquema de organización más estricto, también es más fácil reconocer y categorizar todos los datos recopilados.

    Una base de datos orientada a objetos, por otro lado, no tiene una estructura tan rígida. Si bien esto aumenta su flexibilidad, también es una desventaja cuando se trata de consistencia. Es necesario monitorear de cerca los identificadores para asegurar que la información sea fácilmente recuperable.

    Multiplicidad de datos 

    Otro punto que ya hemos mencionado sobre la diferencia entre bases de datos relacionales y orientadas a objetos, pero que conviene reforzar, es en cuanto a la variedad de archivos y datos que soporta cada una. 

    Un factor que marca una gran diferencia en la utilidad del sistema. Para algunos proyectos, la base de datos solo necesita información de texto pequeña o enlaces, que se pueden ingresar y organizar fácilmente en el modelo relacional. Cada uno correspondiente a una clave primaria y externa. 

    Sin embargo, el mismo modelo no admite diferentes tipos de archivos, lo que puede dificultar algunos proyectos o requerir soluciones paralelas. 

    Una base de datos orientada a objetos, por otro lado, puede agrupar diferentes tipos de archivos dentro del mismo bloque. 

    Esto es excelente en proyectos de marketing, por ejemplo, donde los datos de clientes y socios se pueden asociar con imágenes, videos corporativos y otros tipos de archivos. 

    Tiempo de preparación inicial 

    Por último, pero no menos importante, debes tener en cuenta la etapa en la que se encuentra la empresa y la rapidez con la que se debe implementar esta base de datos. 

    En negocios que siguen una metodología ágil, por ejemplo, pueden establecer y eliminar nuevas bases de datos en poco tiempo, lo que requiere algo más fácil de construir y administrar. 

    Una base de datos relacional no suele ser la mejor opción en este momento. A largo plazo, puede ser más seguro y eficiente, pero lleva más tiempo estructurarlo correctamente. Las bases de datos orientadas a objetos se pueden implementar rápidamente, siendo más efectivas a corto plazo. 

    Ahora que comprendes mejor las diferencias entre bases de datos relacionales y orientadas a objetos, puedes evaluar tus opciones y elegir la que mejor se adapte a tu trabajo. 

    En las tareas relacionadas con Big Data, como las estrategias de marketing y la administración de sitios web, las pequeñas diferencias en el rendimiento pueden volverse mucho mayores. 

    Sin embargo, además de la eficacia, también es necesario pensar en la seguridad de los datos. Si deseas obtener más información, consulta también nuestro artículo sobre lo que hacen los hackers para ingresar a las bases de datos de las páginas web.

    The post Comprende las diferencias entre las bases de datos relacionales y orientadas a objetos appeared first on Rock Content - ES.


    Créditos: rockcontent.com

    0 Comentarios

    Publicar un comentario

    Post a Comment (0)

    Artículo Anterior Artículo Siguiente